DE TORTUGAS Y PEINETAS

Se acerca la Semana Santa. Aquí eso significa que en breve veremos las calles inundadas de cofradías, incienso, marchas, y…mujeres de riguroso luto luciendo de mantilla. Sí, es de los pocos lugares y momentos donde aún se sigue utilizando.

Yo nunca la he llevado, pero reconozco que me parece de lo más elegante y admiro con la facilidad que se desenvuelven las mujeres con ella. ¿Por qué? Pues porque, por si no conoces el look, su elemento estrella es la mantilla elevada sobre una peineta de carey de gran tamaño que se fija al moño, y con lo poco acostumbradas que estamos actualmente a llevar complementos así, me parece fantástica la naturalidad con que lo lucen.

Sí. Has leído bien. Peinetas de carey. Si bien desde su origen, en antiguos pueblos del Mediterráneo aunque no ha podido aun comprobarse, y durante su auge en los siglos XVII y siguientes se realizaban en otros materiales (armazón de alambre cubierto de encajes por ejemplo), en el siglo XIX se popularizó realizarlas en carey.

Seguro que conoces el material, pero quiero aprovechar para acercártelo un poco más. Se trata de un material precioso, proveniente de las placas del caparazón de la tortuga marina Eretmochely imbricata también conocida como tortuga carey, aunque también de otras especies.

Como supondrás la extracción del carey requería del sacrificio de estos animales, que ante la gran demanda del material, sufrieron un rápido descenso en sus poblaciones, llevándolas a estar en peligro de extinción. Por suerte, actualmente el uso de este material está prohibido en todo el mundo, lo que ha permitido la supervivencia de estos animales marinos, si bien según la UICN siguen estando catalogados como en peligro crítico.

¿Se acabaron las peinas y peinetas? ¡En absoluto! De hecho, salvo que hayas heredado alguna pieza antigua de carey natural, lo normal es que lo que conozcas como carey sea su imitación sintética. Esta versión sintética o carey ecológico, como lo suelen llamar, consiste en acetato de celulosa, material extraído del árbol del caucho. Además de ser un material resistente, flexible, liviano y fácil de trabajar, nos permite disfrutar de objetos fantásticos sin machacar a otras especies animales. ¡Todo ventajas!

Ya sabes, en la Semana Santa que se acerca, o cualquier otro evento en el que aun persista el uso de la mantilla y maravillosas peinetas, no lo dudes: luce una de carey ecológico y ¡llena tu cabeza de sueños!

Isabel P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *